El corte del arte se muere